conseguir clientes 1

Cómo conseguir clientes aprovechando el SEO local

Tras muchas semanas de parón, llega el momento para muchos negocios de volver a abrir sus puertas al público. Al mismo tiempo, en redes sociales se han ido creando diversos grupos para favorecer la compra en empresas locales frente a grandes superficies. Puede que hayas dado a conocer tu negocio en alguno de estos grupos, o puede que ser que tus clientes lo hayan recomendado. Pero, ¿sabes que puedes aplicar tácticas de SEO local para conseguir clientes de tu entorno geográfico?

Hoy voy a darte algunos consejos para poder atraer clientes potenciales a través de las búsquedas en internet sin necesidad de tener una web.

Qué es el SEO local y cómo puede ayudarte a conseguir clientes

El SEO son las siglas de Search Engine Optimization y puede traducirse como los resultados de búsqueda que aparecen en el buscador web de forma orgánica, es decir, los que no son pagados. SEO local se refiere al proceso de “optimización” de tu presencia online para atraer más negocios de las búsquedas locales relevantes.

Según las cifras, más del 46% de las búsquedas son locales, es decir, buscamos empresas que están próximas a nuestra localización. Pero además, casi el 60% de las empresas locales no ha reclamado su negocio en Google My Business. Para empezar, esto significa que los negocios que sí lo han hecho tienen muchas más posibilidades de aparecer en los resultados de los buscadores. Pero, además, en 2020 Google ha decidido apostar por estas búsquedas locales, así que te recomiendo reclamar ya la ficha de tu negocio.

Esto tiene mucho sentido porque, por ejemplo, si yo busco una empresa de decoración para mi negocio me interesa ver las de mi ciudad, no las que están a 500 km de distancia. Lo mismo ocurre con otro tipo de empresas. Por tanto, espero que veas las posibilidades que este tipo de SEO te brinda para tu negocio.

¿Necesito una web?

Puedes hacer SEO local y conseguir clientes potenciales sin tener una web para tu negocio. Pero a largo plazo, y según al sector al que se enfoque tu empresa, es recomendable tenerla.

Piensa que la inmensa mayoría de las búsquedas de negocio son a través de internet, y de ellas, el mayor porcentaje a través del móvil. Por tanto, si no tienes web pero tu competencia sí, les estás haciendo un favor, pues «eres invisible». Por otra parte, hacer que una web aparezca bien posicionada requiere una inversión: económica al contratarlo a una empresa; o de tu tiempo, pues tendrás que aprender «lo básico», generar contenido de calidad, estudiar las métricas, etc.

No voy a decirte si debes crear una web o no, ni de qué forma llevarla. Sólo quiero que sepas que, aunque es posible aprovechar el SEO local sin ella, tenerla puede tener sus ventajas (más allá de vender tus productos o servicios directamente sin tener contacto directo con el cliente)

Cómo puedes beneficiarte del SEO local sin tener una web

conseguir clientes 1

El SEO local juega un papel muy importante dentro de la estrategia de posicionamiento de una marca o empresa, al tener objetivos como:

  • Atraer clientes locales
  • Dar a conocerse a un público local
  • Aumentar las ventas de una zona geográfica concreta

¿Cómo? Pues con los consejos que te voy a dar a continuación

Sí, soy consciente de que muchas empresas de servicios no tienen una web propia. Y, no, para lo que vengo a proponerte hoy no es necesario. Si la tienes, mejor. Pero si no, puedes hacer SEO local igualmente.

Conseguir clientes con Google My Business

Voy a darte un ejemplo muy sencillo. Son las 14 horas y estás buscando un sitio para comer. Buscas en Google y te aparecen los bares/restaurantes más cercanos. ¿Tendría sentido mostrarte los que están a 40 minutos en coche? Exactamente, el buscador da por hecho que si buscas un lugar para comer lo quieres cercano porque quieres ir ya.

Pues ahora imagina esto con tu negocio. Cuando un cliente potencial haga una búsqueda, el SEO local hace que primero aparezcan los resultados más cercanos a su ubicación.

Pero para ello, es necesario que añadas la ficha de tu empresa a Google My Business. Además, de forma complementaria, pero para multiplicar los resultados, te aconsejo que también la añadas a Google Maps. En el enlace anterior tienes los tutoriales de Google para hacer ambas cosas. ¿Por qué ambas? Volvamos al ejemplo en el que buscas «dónde comer».

Los primeros resultados, como ya te he dicho, son lugares cercanos a tí. Pero recuerda que sólo poco más del 40% de los negocios tienen una ficha activa en My Business, así que el buscador les da prioridad. Además, dentro de ellos, es más fácil que veas los que también están activos en Google Maps. La mayoría de los usuarios nos vamos a mirar directamente el mapa, porque nos resulta mucho más visual e intuitivo. Por tanto: añade la ficha de tu empresa en My Business Y en Maps.

Y algo vital en este punto es que el nombre, dirección y teléfono estén correctamente escritos y sean siempre los mismos. Por ejemplo, en tu ficha de negocio y en Redes Sociales.

A continuación voy a hablarte de algunos puntos de tu ficha de negocio, pero ten en cuenta que debes rellenar todos los posibles.

Agrega una breve descripción

Siempre se ha pensado que un buen vendedor es el que tiene labia. Pero nadie va a escucharte hablar en tu ficha de negocio de Google My Business. Van a leer.

Y, créeme, cuanto menos escribas para decir lo máximo, mejor. Es más, la longitud de la descripción es limitada. Así que tienes que convencer a tu cliente potencial con un número limitado de caracteres. Por tanto, escribe la información que sea el reclamo para tu negocio… y sin rodeos.

Imágenes

Piensa que «una imagen vale más que 1000 palabras«. Si las imágenes que añades en tu ficha son oscuras, están turbias, pixeladas, etc… tus posibles clientes no pensarán en por qué deben acudir a tí y no a otra empresa… Por tanto, las imágenes deben vender tus productos y/o servicios. Por supuesto, para el caso de determinadas empresas esto es más complicado, así que si vas a poner fotos de tu despacho, oficina, etc intenta cuidar la luz para que se vean bien.

No hace falta que contrates a un fotógrafo profesional, ni mucho menos. Hoy en día las cámaras de nuestros móviles hacen una fotos muy buenas. Además, siempre puedes editarlas antes de agregarla a tu ficha. Y, de nuevo, tienes muchos editores de imágenes gratuitos online.

Reseñas

Para los buscadores, las reseñas o testimonios de los clientes son importantes a la hora de elaborar el ránking de resultados. Pero además, estas opiniones «pesan» más si:

  • Son de usuarios locales
  • Son de personas muy conocidas a nivel nacional

Y aunque el segundo punto es más díficil de conseguir, el hecho es que no demasiados pequeños negocios tienen reseñas reales en su ficha de empresa de Google My Business. Y conseguirlas es algo tan sencillo como pedirlas a tus clientes. Puedes aprovechar cuando un cliente firma la conformidad del trabajo y te expresa lo contento que está para decirle que le agraderías mucho que escribiera una breve reseña en Google.

Pero las reseñas, además de ayudarte a aparecer mejor en el ránking, son un factor casi decisivo a la hora de atraer clientes.

De nuevo, un ejemplo muy claro, además de real. Imagina que estás haciendo turismo y buscas un lugar para comer cercano a tu ubicación. Haces una búsqueda en el móvil y te centras en los negocios que tienen una puntuación igual o mayor a 4 puntos sobre 5. Este es uno de los posibles resultados:

Ya te garantizo que tienes muchas probabilidades de acertar con éxito. Para casi 400 reseñas que tiene, más de la mitad le dan la máxima puntuación. Y puedo afirmar esto sin leer los comentarios (que, por cierto, son muy buenos). Entonces, ¿crees que esto puede atraer a los clientes potenciales? ¡Por supuesto que sí!

Horario comercial

No olvides incluir tu horario comercial, y actualízalo si haces horario especial en determinadas épocas o si cierras unos días por vacaciones. No cuidar este punto puede ser muy negativo a la hora de conseguir clientes. Imagina que una persona hace una búsqueda, aparece tu negocio, se acerca hasta tu dirección… y está cerrado pese a que el horario comercial indica que debería estar abierto. Creo que no hace falta que te explique más.

Redes sociales

¿Has pensado en abrirte un perfil o página de empresa en Redes Sociales? Ahora mismo muchos negocios locales se están beneficiando de esto.

No hace falta que publiques 10 veces a la semana, todo depende de tu tipo de negocio. A veces, 1 publicación semanal es suficiente. Pero, de nuevo, puedes crear un álbum de fotos a modo de catálogo, o publicar trabajos ya realizados.

Y aquí, como en la ficha de Google My Business, cuida:

  • el nombre, la dirección y el teléfono
  • imágenes que muestren la mejor cara de tu negocio
  • horario comercial

En realidad, puedes aprovechar el material que ya tienes. Así además aportas coherencia a tu presencia online.

Controla tus estadísticas

conseguir clientes 3

Tanto Google My Business como las páginas de Redes Sociales tienen un apartado de estadísticas que te muestran el feed-back que tienes por parte de los clientes o posibles clientes que interactúan con tu entorno virtual.

No olvides revisarlas, porque pueden aportarte muchísima información. Por ejemplo, puedes ver:

  • Cuántos usuarios te han encontrado directamente a través de las búsquedas, o en la ficha de Google Maps
  • Qué acciones han hecho los usuarios tras consultar tu información (las posibilidades son: llamar por teléfono, solicitar indicaciones para llegar o visitar la web)
  • Te proporciona las horas en las que tu negocio tiene más afluencia y cuánto duran estas visitas (esto lo hace con la ubicación de los usuarios)

Así, sin analizar demasiado los resultados ya puedo decir que, en mi caso, aprovecharía para no programar determinados trabajos en las horas de más afluencia. Si tengo que estar atendiendo a clientes potenciales no puedo realizar otras tareas.

Por tanto, la información de estas estadísticas puede ser muy útil para tu empresa.

Y recuerda…

Hoy te he contado cómo puedes aprovechar la ficha de Google My Business para conseguir clientes potenciales. Pero recuerda que luego debes trabajar para convertirlos en clientes y, a ser posible, fidelizarlos. También debo decirte que los resultados no se verán de un día para otro (recuerda que Google también ofrece resultados pagados, por lo que estos suelen tener prioridad), pero no olvides que la gran mayoría de negocios no han reclamado su ficha. ¡Desmárcate y reclama ya la de tu negocio!

Fixner puede ayudarte en la gestión del trabajo de tu empresa, desde el momento en que creas una ficha para el cliente potencial hasta que generas los recibos para cobrar los trabajos realizados. Si aún no lo has hecho, disfruta de tu prueba gratis durante 30 días.

Y si ya utilizas Fixner para gestionar tu empresa, consulta tus dudas puntuales en nuestra Web de Soporte.

Mejorar la productividad II 1

5 consejos más para mejorar la productividad

En un post anterior te dí 5 consejos para mejorar la productividad de tu empresa. Además, como estaba relacionado con crear un plan de trabajo y con automatizar procesos, te propuse utilizar los meses de verano para comenzar a aplicarlo todo. Ahora ha llegado el momento de darte otros 5 consejos. Pero no te preocupes, los de hoy implican menos trabajo para llevarlos a la práctica.

Eso sí, si te perdiste los anteriores, te aconsejo que pinches en los enlaces para leerlos antes de seguir con el post de hoy.

A modo de resumen, los 5 primeros consejos eran:

  1. Crea un plan de trabajo y planifica tus objetivos y tareas en función de una meta.
  2. Diferencia entre Urgente e Importante.
  3. Implementa procesos y automatiza tareas
  4. Prioriza tareas… ¡y delega otras!
  5. Olvídate de la multitarea.

Consejo 6. Planifica tus días y semanas.

Este punto está muy relacionado con los anteriores. Cuando tenemos muchas cosas que hacer, tendemos a descentrarnos. Al planificar la jornada o la agenda, te centras en una tarea cada vez. Y recuerda que ahora ya has priorizado, delegado y eliminado tareas para centrarte en las importantes.

Te recomiendo que dediques 15-20 minutos el viernes por la tarde o el lunes por la mañana a organizar la semana. Y que cada mañana dediques 5-10 minutos a revisar la planificación del día. Una buena idea para esta planificación diaria es organizar tareas en bloque, por ejemplo, contestar los mails. La idea es que, dentro de lo posible, mantengas una rutina al realizar pequeñas tareas del día a día, así evitarás pensar en qué hacer a continuación. Te garantizo que esto funciona: yo ahora tardo la mitad del tiempo en contestar todos los mails del día a la vez, en lugar de ir contestando cada uno cuando entra (y dejando de lado la tarea que tenga entonces).

Un truco es comenzar identificando las tareas que más se repiten o aquellas que tienen una «fecha fija» en el calendario y planificar éstas (como por ejemplo, la gestión del pago de nóminas o citas con clientes).

Y aquí Fixner es una gran ayuda. Puedes crear las distintas tareas que debes planificar, asignado un color diferente a cada tipo de tarea. De esta forma, cuando veas el calendario o planificador de Fixner, identificarás a golpe de vista los distintos trabajos que debes hacer en la jornada. En la siguiente imagen puedes ver un ejemplo de calendario mensual teniendo en cuenta sólo estos dos primeros consejos.

Mejorar la productividad 1

Otros consejos para planificar tu día a día

El primer consejo es que descubras en qué momento del día eres más productivo y dediques ese tiempo a los trabajos más importantes. Por ejemplo, yo no soy demasiado productiva a primera hora de la mañana ni a última hora de la tarde. Por tanto, dedico ese tiempo a tareas más mecánicas (revisar y contestar mails, editar imágenes, etc). El resto de la jornada, la utilizo para redactar textos, apuntar ideas para futuros artículos, escribir tutoriales para la web de soporte,… Como es una decisión personal, eres tú quien debes ajustar las tareas a tu «reloj interno».

Otro consejo es limitar el tiempo para cada proyecto o tarea, de lo contrario se prolongará. No importa que digas «tengo una semana para hacerlo» o «tengo 2 tardes para hacerlo». Pero cumple el plazo. Así el tiempo que tengas reservado a ese trabajo te centrarás en terminarlo. De lo contrario, tardarás más en hacerlo y quitarás ese tiempo a otras tareas.

Haz, al menos, una tarea importante al día. Esto te motiva a seguir «tachando» tareas y a sentir que tu tiempo y tu trabajo están siendo productivos.

También debes tener en cuenta que asignar los tiempos a cada tarea normalmente se aprende con la experiencia. Es muy normal que al principio pienses que necesitarás 10 minutos… y termines necesitando 30. De nuevo, no desesperes. En lugar de ello, toma nota y haz los cambios en tu agenda o planificador. Eso sí: recuerda tener también en cuenta los tiempos de descanso y tiempo para posibles imprevistos.

Consejo 7. Aprende a decir No.

Cuando debes gestionar tu propia empresa, tu tiempo vale dinero. Debes tener esto muy presente al decidir qué trabajos se llevan a cabo y cuales no. Antes ya te he dicho que puedes eliminar las tareas que no sean ni urgentes ni importantes: suelen consumir tiempo sin aportar nada. Recuerda que tu tiempo es dinero, y las tareas innecesarias ni se pagan ni se agradecen.

Por otra parte, si tu empresa participa en ferias, congresos u otros eventos, antes de decidir si asistir o no deberías plantearte:

  • ¿Cuántas horas de trabajo «perdido» supone?
  • ¿Qué beneficio espero que obtenga mi empresa?
  • ¿Cuántas horas de trabajo extra supone este evento?
  • ¿Acudir implica dejar de lado un trabajo importante?

Sé que suena raro eso de decir «NO» a un trabajo… Pero en ocasiones estos temas hacen que se pierda tiempo productivo y deban hacerse horas extra. Y esto supone más tiempo, y más dinero de costes.

En resumen: elige los proyectos o trabajos que sean clave para tu empresa.

Consejo 8. Organiza tu lugar de trabajo + Evita distracciones.

Mejorar la productividad 3

Esto es un hecho: si tienes una montaña de papeles en tu lugar de trabajo te será difícil encontrar el que buscas. Si además tienes otros muchos utensilios o herramientas sobre la mesa, aún tardas más tiempo en encontrar algo.

Organiza y ordena tu lugar de trabajo. Comienza prescindiendo de lo que ya no necesitas. Y ordena manteniendo más a mano lo que usas a diario.

Pero no se trata de esconderlo todo en los cajones (y aquí incluyo las carpetas del ordenador), sino de organizarlo para que lo encuentres rápidamente.

Y es que está comprobado que un entorno de trabajo ordenado transmite calma. De modo que, además de ahorrar tiempo buscando lo que necesitas, te centras antes en realizar el trabajo importante.

Por otra parte, debes evitar todas las posibles distracciones. Si debes terminar un trabajo importante «para ayer», pon el móvil en modo sólo alarmas, cierra las pestañas de mail, etc., pide a tu equipo que durante ese período de trabajo no te interrumpan, etc. Recuerda que hay tareas que puedes delegar (como la atención al cliente), o siempre puedes devolver más tarde las llamadas y los mails. Pero si te has marcado 2 horas para trabajar exclusivamente en algo, elimina todo lo demás.

Sé que esto último es difícil y cuesta, pero si nunca lo intentas, nunca lo conseguirás.

Consejo 9. Invierte en mejorar la productividad.

Mejorar la productividad II 1

Ya te he dicho que debes ver la opción de contratar personal para delegar tareas como una inversión, siempre que el volumen de trabajo que delegas te permita centrarte en trabajos que reportan un beneficio.

Pero, además, hay otras formas de inversión en una empresa que pueden ayudarte a mejorar la productividad. Lo cierto es que esto depende mucho de la empresa, pero un par de ejemplos serían:

  • Invertir en maquinaria nueva. Imagina una empresa de impresión en gran formato cuyas máquinas gastan más tintas que los modelos actuales y que tardan hasta un 30% más de tiempo en imprimir lo mismo. Al comprar una impresora nueva: ahorran tiempo y dinero en consumibles, y pueden hacer más trabajos al final de la jornada. Por tanto, el gasto de la compra se traduce en aumentar el beneficio por ese tipo de trabajo cada día. ¿Es o no es una inversión?
  • Mejorar o ampliar la flota de vehículos. Puede ser que tengas que rechazar trabajos porque necesites un vehículo más en tu flota. O es posible que alguno de tus vehículos tenga cierta edad y cada poco tiempo necesite una reparación. En ambos casos, puede ser interesante estudiar invertir en mejorar esto, porque ambas situaciones te cuestan dinero: una por trabajos perdidos y otra por constantes pagos al taller.

Consejo 10. Piensa siempre en ser más productivo.

Mejorar la productividad no consiste en aplicar dos cambios. Tu empresa irá evolucionando con el sector, las nuevas necesidades del mercado, etc. Y de nuevo tendrás que intentar mejorar la productividad. No sólo eso, posiblemente la primera vez que lo hagas te centres en un aspecto o dos de tu empresa, por lo que ahora puedes llevar a cabo otros aspectos de mejor manera.

Tampoco se trata de hacerlo y olvidarte. Se trata de crear un hábito. Y la mejor forma de hacerlo es introduciendo pequeños cambios, y teniendo la suficiente autodisciplina para mantenerlos.

¿Todo listo para comenzar a cambiar hábitos y mejorar la productividad?

Acabo de presentarte, junto a este post, 10 consejos para mejorar la productividad de tu empresa. Aunque he intentado ordenarlos, muchas veces estos consejos están relacionados. En otros casos, dependerán del tipo de empresa.

Tampoco se trata de que apliques todos de hoy para mañana. Puedes plantearte ir haciendo un cambio a la semana. Eso sí, sin abandonar. Ten en cuenta que desde que aplicas un cambio hasta que ves resultados puede pasar un cierto tiempo.

Lo cierto es que hay consejos que son más inmediatos, como el de ordenar tu lugar de trabajo. Y hay otros que son a largo plazo, como el de crear un plan de trabajo.

Espero que este post te haya parecido interesante y, sobre todo, útil e inspirador. Sé que el paso más difícil de dar es el primero. Así que motívate y comienza a cambiar pequeñas cosas, para ver grandes cambios en el futuro.

Y recuerda: Fixner puede ayudarte a mejorar la productividad de tu empresa. Si aún no lo has hecho, disfruta de tu prueba gratis durante un mes.

Y si ya utilizas Fixner para gestionar tu empresa, consulta tus dudas puntuales en nuestra web de soporte.

Mejorar la productividad

Mejorar la productividad: 5 consejos para lograrlo

Mejorar la productividad suele ser la «asignatura pendiente» de la mayoría de la gente. A todos nos pasa. Hay días en los que terminas la jornada con la sensación de no haber hecho casi nada. Es más, seguro que normalmente muchas semanas debes dedicar horas extra a tu trabajo.

Aunque seamos conscientes de trabajar «tiempo de más», poca veces pensamos en trabajar menos. Sí, suena contradictorio, lo sé. Sin embargo, ¿no prefieres tener una jornada de 6 horas en lugar de una de 10? Ojo, no te prometo que esto vaya a pasar tras leer este post, pero sí te garantizo que tendrás la sensación de no necesitar días de más de 24 horas.

Además, recuerda que en todo trabajo el tiempo es dinero. Más aún si se trata de tu propio trabajo (o el de tus empleados) en tu empresa. Todas las pequeñas tareas improductivas del día a día se convierten en tiempo perdido. En tiempo no facturable. En dinero que no entra. ¿No crees que sería mejor eliminar este tiempo no productivo y no tener que hacer esas horas extra a la semana?

Pero como esto trata de ayudarte a mejorar la productividad… dejemos de dar más vueltas y vamos a lo interesante.

Consejo 1. Crea un plan de trabajo y planifica tus objetivos y tareas en función de una meta.

Mejorar la productividad

En otro post ya te hablé de las ventajas de tener un plan de trabajo. A modo de resumen, te contaba los pasos para definir una meta y dirigir tu trabajo a alcanzarla, eliminando así las acciones no productivas.

Como verás más adelante, tener un plan de trabajo te permite quedarte sólo con aquellos que te ayudan a mejorar la productividad.

Consejo 2. Diferencia entre Urgente e Importante.

Una tarea urgente tiene fecha límite. Es decir, depende del concepto tiempo.

Una tarea importante implica que no hacerla tiene consecuencias graves.

Por ejemplo, y siguiendo la imagen anterior, ¿una cita o reunión con un cliente es urgente o importante? Si puedes aplazarla, es que no es urgente. Si puedes cancelarla para siempre y sin consecuencias, es que no es importante. En este caso, cancelarla implicaría posiblemente perder a ese cliente; pero aplazarla, si el cliente está de acuerdo, significa tan sólo cambiar la fecha. Por tanto, es importante, pero no urgente.

Así, verás que hay 4 tipos de tareas:

  1. Importantes y urgentes. Anótalas en tu agenda para hacerlas lo antes posible.
  2. Importantes pero no urgentes. Debes hacerlas, pero puedes aplazarlas un poco en el calendario.
  3. Urgentes pero no importantes. Hazlas antes de su fecha límite, pero sin quitarle tiempo a las tareas importantes.
  4. Ni urgentes ni importantes. Posiblemente puedas eliminarlas sin «efectos secundarios». Si es posible, hazlo, porque son estas las que más te dificultan mejorar la productividad de tu empresa.

Al establecer estas 4 categorías o prioridades, consigues evitar el agobio de las mil cosas por hacer, porque realmente te centras en lo importante y «eliminas» lo que no lo es. Por cierto, recuerda que con Fixner puedes crear distintas prioridades para tus órdenes de trabajo.

Consejo 3. Implementa procesos y automatiza tareas

En nuestro post «Automatización de procesos: qué es y ventajas para tu empresa» ya te hablé de esta técnica que tiene, como principales ventajas:

  • El ahorro de tiempo.
  • Te permite conseguir siempre los mismos resultados.
  • Puedes delegar tareas… y seguir obteniendo los mismos resultados.

Consejo 4. Prioriza tareas… ¡y delega otras!

Mejorar la productividad 2

No te engañes: no tienes tiempo para hacer todo el trabajo de tu empresa. Necesitas priorizar el trabajo para saber de cuál debes encargarte tú, y cuál puedes delegar. Porque en algún momento debes delegar tareas.

Un buen truco para priorizar tareas, si ya tienes creado un plan de trabajo, es preguntarte «¿me acerca este trabajo a mi meta?». Si la respuesta es no, delégala. Pero si, además, no es ni urgente ni importante… ya sabes: estudia si puedes eliminarla.

Por supuesto, debes tener en cuenta que en toda empresa hay tareas que hacen que la empresa siga funcionando (tareas administrativas, de atención al cliente, etc). Pero estas tareas te quitan mucho tiempo y no te ayudan a avanzar hacia tu meta: ¡delégalas!

En el caso de que debas contratar a alguien para delegar tareas, lo estarás viendo como un gasto. ¿Por qué no verlo como una inversión?

Se trata de delegar las tareas que no te generan ganancias directas y que te impiden centrarte en otras que sí que aportan dinero a tu empresa. Para ello, puedes: contratar un freelancer o estudiar los distintos tipos de contratos vigentes para elegir el que mejor se adapta a tus necesidades (media jornada, 2-3 horas diarias, etc).

Y recuerda: si has implementado procesos de trabajo, te será más fácil delegar el trabajo para reproducir los resultados que obtienes al hacerlo tú.

Consejo 5. Olvídate de la multitarea: céntrate en algo concreto y evita perder el tiempo.

Hace unos años se pensaba que una persona que podía hacer varias cosas a la vez era mucho más productiva. Y en realidad es al contrario.

Intentar ser multitarea suele provocar que vayas saltando de una a otra sin terminar ninguna… o haciendo que tardes mucho más de lo que deberías en terminar.

Cambia el chip: céntrate en una tarea y no pases a otra hasta terminarla. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero se trata de ir cambiando poco a poco los hábitos. No lo conseguirás el primer día, pero si te centras en conseguirlo, lo notarás.

Además, el hecho de ir terminando tareas te hará sentir mejor: tendrás la sensación de haber mejorado la productividad de tu jornada.

 

¿Qué te parece empezar a mejorar la productividad hoy mismo?

Estamos a las puertas de las vacaciones de verano, y no se me ocurre mejor momento para leer (o releer) con calma todos los post que te he enlazado hoy.

Es la época ideal para sentarte con calma, con lápiz y papel, y comenzar a planear cómo mejorar la productividad de tu empresa de cara a septiembre. Muchas de las empresas de servicios que constituyen nuestra base de clientes tienen menor volumen de trabajo en verano; otras incluso cierran por vacaciones.

Así que ahora que vienen «los meses de calma», aprovecha para ir poniendo en práctica los consejos de estos últimos meses. Seguramente, con el trabajo que supone llevar una empresa no has tenido el tiempo necesario.

¡Ah! Y al final del verano vendrá un post con otros 5 consejos, ¡porque este tema tan importante no termina aquí!

Y recuerda: Fixner puede ayudarte a mejorar la productividad de tu empresa. Si aún no lo has hecho, disfruta de tu prueba gratis durante un mes.

Y si ya utilizas Fixner para gestionar tu empresa, consulta tus dudas puntuales en nuestra web de soporte.

Por qué necesitas un plan de trabajo: organízate y cumple tus metas

¿Sabes qué es un plan de trabajo? ¿Crees que vale la pena dedicar tiempo a trabajar en él en lugar de en trabajos facturables?

Déjame hacerte una pregunta: ¿qué harías si de pronto te dejara en una ciudad totalmente desconocida, en la que no dominas el idioma y sólo con el nombre de un destino apuntado en  un papel? Ten en cuenta que no dispones de absolutamente nada: ni móvil, ni mapas, ni siquiera la facilidad de poder preguntar a alguien… Una de tus opciones sería ponerte a andar, con la esperanza de llegar a tu destino lo antes y lo mejor posible.

Pues bien, esta situación es más o menos lo que ocurre si no tienes un plan de empresa: vas haciendo cosas sin una estrategia clara y sin centrarte en un objetivo definido. Puede que veas ingresos y pienses que lo que haces no funciona mal, pero seguramente algunas acciones te hacen perder tiempo y dinero.

Volvamos al ejemplo del primer párrafo, ¿no sería mucho mejor si tuvieras un mapa que te orientara y te guiara? Pues eso es el plan de trabajo: una hoja de ruta donde defines una meta, estableces una estrategia y te marcas unos objetivos. Todo ello para llegar a esa meta.

Así, el plan de trabajo hace que no te desvíes de tu meta final. Con él, cada paso que das en el camino está meditado y planificado. Sí, implica un trabajo previo, pero también implica centrar tus esfuerzos en una meta definida. Y esto quiere decir, que tu trabajo estará bien aprovechado y dará frutos.

Y ahora, vamos a ir creando el plan de trabajo, paso a paso.

1. ¿Cuál es la situación actual? ¿Qué quieres dentro de un año? Define tu meta.

Estas dos preguntas van relacionadas. La segunda de ella define la meta final dentro de un año, por lo que según lo que establezcas debes analizar más o menos puntos de tu situación actual.

Algunas metas anuales que puede marcarse una empresa son: aumentar los ingresos, mejorar el beneficio, generar y lanzar un nuevo producto, centrarte en aumentar ventas en un determinado nicho, etc. En definitiva, hay tantas metas como empresas. Y, como estarás viendo, en cada una se parte de una situación inicial diferente.

Voy a ponerte un ejemplo: voy a establecer como meta para mi empresa aumentar el beneficio un 20% de aquí a un año. Parece una meta clara y viable, ¿no?

Ahora bien, ¿cuál es tu situación actual? ¿A qué actividad se dedica tu empresa? ¿La venta es física, online, o ambas? ¿Quién es tu competencia directa?… Para la misma meta, no es lo mismo un taller ubicado en un barrio donde el 80% de los negocios están desapareciendo; que una empresa de marketing online, cuyo sector empresarial está en auge estos últimos años. Al ser una situación inicial diferente, las estrategias y objetivos a definir también deben serlo.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si quiero aumentar un 20% el beneficio de mi empresa, para empezar debo conocer el beneficio real que tengo actualmente. También sería conveniente conocer el beneficio de los últimos 3-5 años, para saber si se mantiene o ver la tendencia que ha seguido (lo que ayudará también a decidir si la meta decidida es viable o hay que reconsiderarla).

Esto puedes verlo en el Cuadro de mandos de Fixner. Tan sólo debes seleccionar el rango de tiempo que quieres visualizar y te mostrará, entre otros datos, un resumen de la tesorería de tu empresa.

Plan de trabajo 1

2. ¿Qué recursos tienes para tu plan de trabajo?

Aquí tienes que tener en cuenta de qué dispones para alcanzar tu meta y definir tu plan de trabajo. Puedes dividir estos recursos en 4 categorías:

  1. Recursos físicos: Por ejemplo, la maquinaria, instalaciones, etc. de tu empresa. Debes tener en cuenta los que sean relevantes para alcanzar tu meta.
  2. Recursos financieros: Es decir, ¿cuánto puedes gastar en poner en marcha el plan de trabajo?
  3. Recursos de personal: ¿Vas a trabajar solo o formarás un equipo para alcanzar tu meta?
  4. Tiempo: ¿De cuanto tiempo real dispones?

Por ejemplo, en el punto anterior te he hablado de definir una meta para dentro de un año. Ahora bien, ¿realmente tienes un año para alcanzarla? Por supuesto, la respuesta es NO.

Al planificar tu año, debes tener en cuenta el tiempo real de trabajo, tanto tuyo como de tus trabajadores, que puedes dedicar a tu meta. En este punto, te recomiendo que introduzcas en el calendario las vacaciones de tu plantilla (si tienes ya estas fechas claras) o al menos que tengas en cuenta esos días. Si en tu empresa parte del tiempo laboral se dedica a asistir a algún curso, evento, feria, congreso, etc… lo mismo, marca esas tareas en el calendario para ver el tiempo real del que dispones en el año para perseguir tu meta.

Y por supuesto, recuerda que no puedes dedicar todo el tiempo a este plan de trabajo: debes continuar atendiendo a tus clientes y sacando adelante los proyectos y la actividad de tu empresa.

En cualquier caso, evaluando los recursos de los que dispones podrás realizar los siguientes puntos del plan de trabajo de una forma más realista.

3. Establece tus objetivos

plan de trabajo diana

Ha llegado el momento de pensar, definir y establecer tus objetivos anuales. Ten en cuenta que todos y cada uno de los objetivos que formules deben tener como fin alcanzar tu meta.

Por ejemplo, si tu meta es aumentar el beneficio un 20%, un posible objetivo sería reducir costes. Si además haces venta web, otro posible objetivo sería aumentar la tasa de conversión entre visitas y ventas.

Aquí te recomiendo que hagas un listado de objetivos y que después realices una criba. El primer criterio que debes tener en cuenta es que sean SMART:

  • S: Específicos
  • M: Medibles
  • A: Alcanzable
  • R: Relevantes
  • T: Con fecha límite (Tiempo)

Con este criterio, aumentar la tasa de conversión no sería un objetivo SMART, porque no tiene fecha límite y no está bien formulado para ser medible. ¿Cuánto quieres aumentar la tasa de conversión? ¿Un 1% o un 23%? Y antes de pensar esa cifra recuerda que debe ser alcanzable… Pero podemos reformular el objetivo para convertirlo en SMART. Sería: «Aumentar un 1% la tasa de conversión en la web durante el primer semestre del año».

Y el segundo criterio al establecer tu plan de trabajo y definir los objetivos es el tiempo. Te recomiendo que hagas 1-3 objetivos por trimestre, y que los escribas por orden de prioridad (aunque trabajes los 3 objetivos a la vez). Si en el futuro ves que puedes abarcar más objetivos, los añades sin problema. Pero al principio es mejor ser realista y tener en cuenta que no vas a dedicar todo tu tiempo a este plan de trabajo (tendrás reuniones con clientes, etc.). Tener una lista de 10 objetivos y sólo tiempo para cumplir 2 te desmotivará y abandonarás tu meta. No te excedas, te facilitará cumplir tus objetivos.

4. Es hora de crear una estrategia

O lo que es lo mismo, ¿cómo vas a conseguir cada uno de los objetivos?

Volvamos al objetivo «Aumentar un 1% la tasa de conversión en la web durante el primer semestre del año», ¿cómo puedes lograrlo?

  • Puedes mejorar el diseño de la web para que facilite el proceso de compra.
  • También puedes reescribir los textos para que «atraigan» más al cliente a comprar.
  • Puedes ofrecer un plan de fidelización a tus clientes para obtener ventajas en sus futuras compras.
  • Etc

Aquí puedes tener todas las estrategias que quieras. Eso sí, cada objetivo tendrá su propio listado de estrategias, así que de nuevo sé realista con el tiempo (y los costes) de cada una.

5. Acciones a tomar

Una vez tengas los objetivos y las estrategias de cada uno, es hora de decidir qué acciones seguirás para cada estrategia.

Por ejemplo, para la estrategia «mejorar el diseño de la web para que facilite el proceso de compra» puedes decidir realizar las siguientes acciones:

  • Comprar una nueva plantilla para la web
  • Volver a fotografiar los productos que ofreces (para mejorar la calidad, ofrecer más detalles, etc)
  • Reestructurar las distintas páginas de la web para facilitar el proceso de compra
  • Agregar más opciones de pago

En cualquier caso, y esto lo hago extensivo a las estrategias, no es necesario que lo hagas tú: puedes decidir contratar a un profesional experto en maquetación de páginas web o en escritura de textos web.

Lo importante es que debes crear tareas para las distintas acciones y marcarlas en tu calendario. Y recuerda dejar un margen de tiempo para solucionar posibles imprevistos. La siguiente imagen te muestra un ejemplo de cómo puedes hacer esto con Fixner.

Plan de trabajo 5

Al definir las acciones, debes pensar también quiénes serán los responsables de llevarlas a cabo y los canales donde las vas a realizar. Recuerda que no debes hacer todo el trabajo personalmente, sino que puedes crear un equipo de trabajo, por lo que también es importante que los distintos miembros estén coordinados y conozcan todos los puntos del plan de trabajo.

6. Haz un seguimiento

Por ahora, el resumen del proceso sería:

  1. Define una meta
  2. Divídela en objetivos (mensuales, trimestrales, semestrales)
  3. Establece estrategias para alcanzar cada uno de los objetivos
  4. Decide acciones o tareas para cada una de las estrategias

Y el último paso sería comprobar el proceso. Para cada fecha límite que te has marcado en los pasos anteriores, comprueba que has cumplido con lo que te habías propuesto. Y comprueba también si el proceso está dando resultados. Aunque esto depende del objetivo: algunos ofrecen resultados a corto-medio plazo y con otros deberás esperar algo más.

Sin embargo, es importante que compruebes si tu plan sobre el papel avanza adecuadamente, o si por el contrario debes abandonar alguna estrategia porque te está perjudicando.

Si aún no lo has leído, en nuestro blog tenemos un artículo que te muestra cómo Fixner puede ayudarte a controlar la rentabilidad de un proyecto. En este caso, puedes crear un proyecto con el nombre de la meta que quieres conseguir, y desgranar el plan de trabajo en órdenes de trabajo y tareas. Puedes ayudarte del calendario para controlar los plazos, y gestionar los distintos recursos desde los materiales de las órdenes de trabajo.

Plan de trabajo 3

Tener el control del seguimiento te ayuda a detectar a tiempo los posibles desajustes, y a tener esto en cuenta a la hora de crear futuros planes de trabajo (tomando las medidas oportunas).

Pero, al mismo tiempo, al hacer este seguimiento y el balance final, no te centres sólo en lo que no has alcanzado: valora también todos los pasos y acciones que se han realizado bien.

A modo de conclusión…

Y aunque te esté hablando de un plan anual, no significa que deba comenzar el 1 de enero. Ahora que se acerca la Semana Santa, ¿por qué no aprovechar esos días festivos para comenzar a definir tu meta y tu plan de trabajo?

Tener definido tu plan de trabajo te llevará un período de tiempo. Pero también te ayudará a tener clara tu meta. Y esta meta actuará como filtro para tomar cualquier decisión sobre qué trabajos realizar. Y al final del proceso, al decidir qué trabajos son importantes y prioritarios porque te acercas a tu meta, y cuáles son prescindibles… además de llegar al fin que te habías marcado, habrás mejorado tu productividad. Aunque de esto te hablaré más en otro post.

Te animo a que des el paso más difícil: el primero. Dí «voy a hacerlo» y coge papel y boli para comenzar el camino hacia la meta. Y no te quedes en este paso, ¡ponte en marcha y cumple tu plan de trabajo!

Y recuerda: Fixner puede ayudarte en el seguimiento del plan de trabajo. Si aún no lo has hecho, disfruta de tu prueba gratis durante un mes.

Y si ya utilizas Fixner para gestionar tu empresa, consulta tus dudas puntuales en nuestra web de soporte.

Freelance, ventajas y desventajas de contratarlo por proyecto.

Cada vez son más las empresas que se plantean la conveniencia de contratar a profesionales independientes (freelance) para llevar a cabo proyectos concretos o subcontratar ciertas tareas que no están dentro de la actividad principal de nuestra empresa.

Aunque es cierto que según un estudio realizado por infojob, el 65% de las empresas contratan un profesional independiente para llevar a cabo sus proyectos, no tiene porque ser para tu empresa, todo depende de la situación en que se encuentre tu negocio. Antes de lanzarte a contratar un freelance debes evaluar los pros y los contras de hacerlo.

Como en todos los aspectos existen impulsores y detractores de la idea.

Para ayudarte, he seleccionado las ventajas y desventajas, que te proporciona la contratación de un freelance en tu empresa:

Ventajas de contratar un freelance en tu empresa.

1.- Costes mínimos.

Una de las principales ventajas de los freelance, son los costes para tu empresa, estos son más económicos, ya que al trabajar fuera de la empresa genera un gasto menor. Al ser un contrato por proyecto, gasta lo estrictamente necesario ya que no le pagas por horas.

2.- Sin cargas contractuales.

Si al terminar el proyecto piensas que necesitas ideas nuevas o simplemente no te gusta como trabaja, simplemente cambias de freelance, ya que no hay ninguna relación contractual al finalizar el proyecto en cuestión. Y otra opción en tener fichado un freelance diferente para cada tipo de proyecto.

3.- Flexibilidad.

Otra ventaja importante es que los negocios alcanzan un mayor grado de flexibilidad. Si tu empresa no tiene en plantilla un trabajador especializado para una determinada labor puntual, puedes realizar una búsqueda entre los freelancers de aquel cuyo perfil lo capacita para realizar dicha labor, ante la necesidad de llevar a buen puerto un determinado proyecto.

4.- Visión global.

Los trabajadores independientes poseen una amplia experiencia, debida a colaboración con múltiples empresas, por lo que tienen una visión global del mercado mayor y pueden aportar valiosas ideas a la hora de desarrollar y optimizar un proyecto. De la misma forma que ofrecen otros puntos de vista que puede favorecer la participación y combatir el estancamiento del equipo interno fijo.

5.- Disponibilidad horaria. 

Normalmente, la disponibilidad horaria, la dedicación y el grado de compromiso con las empresas contratantes es mayor por parte de los freelancers.

6.- Comunicación directa.

La comunicación con el trabajador freelance es más directa, ya que por ejemplo, no existe la figura del gerente de proyectos. Es un trato más directo entre el cliente y el profesional y esto ayuda a la hora de entender las necesidades y expectativas de las dos partes.

Desventajas de contratar un freelance en tu empresa.

1.- Encontrar freelance cualificados. 

busqueda-freelance

Una de las razones que más frena a las empresas a contratar un profesional independiente es que suele ser un tema desconocido para ellas, y de ahí el miedo a equivocarnos en la contratación de esa persona, ya que no se conoce si cumplirá con lo establecido. De ahí que muchas empresas recurran a otra empresa externa para realizar el proceso de selección.

2.- Mala imagen para la empresa.

Si el profesional contratado no cumple con lo establecido, creará una mala imagen que repercute en nuestra empresa. Aunque al ser una relación por proyecto, para el siguiente puedes contratar a otro freelance diferente.

3.- El contrato debe ser claro.

Desde el principio se deben dejar muy claros cuales son los puntos de contrato, porque nos podría llevar a tener repercusiones como posibles problemas legales.

4.- No hay mantenimiento.

Una vez que ha finalizado el proyecto, el profesional suele «desaparecer». Y a veces con el paso del tiempo puede que surjan problemas, que no tienen que ser por negligencia del freelance, puede ser por ejemplo que “se ha caído el sistema” y como tu sigues desconociendo el tema, te ves obligado a pedir de nuevo auxilio al mismo u otro profesional y ahora con urgencia porque tu negocio está parado y eso tiene un coste.

Conclusiones y consejos.

Recuerda que antes de contratar al profesional independiente tienes que evaluarlo y analizar que su perfil esté acorde a las necesidades de la empresa.  Para realizar este análisis puedes utilizar páginas donde están los freelancers que ofrecen sus servicios.

Pide referencias de los freelancers que encuentres y se adapten a tus necesidades, en las empresas que ya les han contratado. Ellos te podrán decir si por ejemplo cumplen con lo pactado en cuanto a tiempo y contenidos.

Comprueba sus conocimientos. para proyectos pequeños no será necesario; pero para grandes proyectos puedes realizarles una prueba. Aunque también debes tener en cuenta que generalmente deberás pagarles el tiempo que han dedicado a la prueba en cuestión, sobretodo si el trabajo se aprovecha finalmente.

Y recuerda: Fixner puede ayudarte en la gestión integral de tu empresa. Si aún no lo has hecho, disfruta de tu prueba gratis durante 30 días.

Y si ya utilizas Fixner para gestionar tu empresa, consulta tus dudas puntuales en nuestra Web de Soporte.

nuevo ejercicio

Como crear el nuevo ejercicio 2016

En primer lugar desearos a todos un Feliz Año 2016 y que este nuevo año os traiga mucho mucho trabajo…

Para poder comenzar el año con buen pie en Fixner, tenemos que crear el nuevo ejercicio 2016, os lo voy a explicar en pocos y sencillos pasos:

Leer más

reinventar-tu-empresa

10 Claves para reinventar tu empresa

En el mundo de los negocios lo único bueno que podemos sacar de los tiempos de crisis, es que te dan la oportunidad para reinventar tu empresa, productos o servicios por completo, ya sea por seguir siendo competitivos o por sobrevivir.

El cambio puede venir dado por situaciones de crisis, aparición de nuevos competidores, cambios en los hábitos o gustos de los consumidores.

Como se suele decir en ocasiones: «Reinventarse o morir»

Leer más

actualizacion-fixner

10 errores mas comunes de los emprendedores

Emprender siempre ha sido una tarea complicada, cuando tenemos una idea y nos lanzamos a ejecutarla, es importante que sepamos que errores no debemos cometer para que nuestro proyecto salga victorioso. es muy importante que los emprendedores sean capaces de entender desde el concepto del proyecto hasta lo que debemos hacer y muy importante cuando hacerlo.

Hoy en día existen métodos que nos ayudan a abordar el lanzamiento de negocios y productos, el Lean Sartup se basándose en el aprendizaje validado, experimentación científica e interacción y poder acortar los ciclos de desarrollo, medir el progreso y la retroalimentación con los clientes.

¿ En que se equivocan los emprendedores? Queremos mostraros los errores más comunes que se cometen:

Leer más